Mamá, aquí tienes los trucos definitivos para producir más leche para tu bebé

Son muchas las madres que deben complementar su lactancia materna con la lactancia complementaria (leche de fórmula) porque no tienen suficiente leche como para saciar a su bebé. Esto puede ser bastante frustrante para cualquier madre que quiere que se establezca una buena lactancia materna sin necesidad de complementar con leche de fórmula.

Si quieres producir más leche para tu bebé, a continuación desde Eres Mamá te vamos a dar algunos consejos para que los pongas en práctica. Pero recuerda, que la mejor manera de aumentar tu producción de leche es amanantar a tu bebé con frecuencia y a demanda. Aunque si tu bebé no puede amamantar bien o no puedes amamantarle con frecuencia por el motivo que sea, entonces estos consejos te van a venir de perlas. 

Consejos para aumentar la producción de leche

Sacaleches después de haber dado la toma
Si alimentas a tu bebé en un horario constante, el bombeo con el sacaleches una hora después de cada toma puede ayudar a que aumentes tu producción de leche. Si por ejemplo, alimentas a tu bebé a cada tres horas, una hora después de haberle alimentado, deberás dedicar unos minutos (por lo menos 15) a bombear más leche. La idea es bombear el tiempo suficiente para aumentar la producción pero para reservar la leche de la siguiente toma.

Es importante que te asegures de que tienes un sacaleches de calidad. Si no es de calidad es probable que no puedas conseguir buenos resultados. Puedes conseguir un extractor de leche de buena calidad, así notarás la diferencia en tu producción de leche. Puedes comprarlo por Internet o pedírselo a alguien que te lo preste porque ya no lo utiliza con sus bebés.

Fíjate que tu bebé se agarre bien
Para que exista una buena producción de leche es importante que tu bebé se enganche bien. Muchas madres piensan que no tienen leche suficiente por ellas mismas, pero la realidad es que el bebé no lo está tomando bien. Es necesario que la lengua del bebé se vea y que sus labios estén abiertos, además el pezón y la areola estarán totalmente metidos en la boca de tu bebé potenciando una buena succión.

Cuando vayas a alimentar a tu bebé, si no se engancha bien, desliza tu dedo meñique en la boca del bebé junto al pezón para que se quite del pecho. Después, usa tu pezón para hacer cosquillas en el labio de tu bebé y cuando abra la boca de par en par mete tu pecho hasta toda la areola. Con un buen enganche al pezón tu bebé podrá tener una buena succión de la leche.


Que el bebé tome de los dos pechos
Es necesario que te asegures de que tu bebé amamante de los dos senos durante una sesión de lactancia. Cada vez que el bebé empiece a chupar con comodidad o si ves que pierde el interés o empieza a dormirse… Toma esto como una señal para cambiar de lado y que amamante del otro pecho. Esto estimulará a tus pechos a producir más leche y te asegurarás de que tus pechos quedan bien drenados.
Di adiós a los chupetes
Cada vez que tu bebé está succionando un chupete (en momentos en los que no le estás alimentando) es tiempo perdido para estimular tu producción de leche. Aunque es probable que los primeros meses sean difíciles porque parecerá que tu bebé está enganchado a ti permanentemente, es lo mejor que puedes hacer para tu bebé y para asegurarte de que estás trabajando bien en tu aumento de leche materna.

Pregunta a profesionales de lactancia
Es posible que a pesar de todos tus esfuerzos, exista la posibilidad de que algo no marche bien en la producción de leche. Un profesional de la lactancia se especializará en ayudarte a establecer una buena relación con la lactancia y en solucionar los posibles problemas que estés presentando. Siempre y cuando tu recién nacido no esté perdiendo peso, puedes consultar al profesional de lactancia. 

Usa el sujetador apropiado
El uso de un sujetador que te oprime los pechos o que está demasiado apretado, puede causar problemas en el flujo de leche. El sostén incorrecto a veces puede conducir a que los conductos de leche se queden taponados. Esto es incómodo y también puede hacer que no tengas suficiente producción de leche para satisfacer las necesidades físicas de tu bebé.

Harina de avena
La avena es un alimento milagroso que produce leche. Si bien aún no se ha probado exactamente lo que ocurre con la avena, su consumo causa un aumento en la producción de leche, es un hecho para muchas mujeres que un tazón de avena en la mañana significa pechos llenos de leche por la noche. Si no te gusta la harina de avena puedes optar por las galletas de avena.


Este articulo fue realizado gracias a eresmama.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Comentarios