miércoles, 11 de enero de 2017

Los 4 errores mentales que pueden sabotear tu vida social

Como psicólogo cognoscitivo, no importa la razón por la que la gente tenga que verme -depresión, ansiedad, autoestima- terminamos inevitablemente discutiendo sus relaciones.
Las relaciones son parte integral de nuestra salud mental y el sentido del bienestar, y la mayoría de la gente considera tener una relación romántica saludable para ser una de sus mayores metas en la vida. Para aquellos que están tratando de encontrar a alguien, a menudo hay patrones específicos de pensamiento y comportamiento que repetidamente sabotean tus esfuerzos. Estos cuatro patrones comunes de pensamiento a menudo empujan a la gente lejos en lugar de acercarlos.
IMAGEN: IMENDWEAREFRUSTRATED
Asumiendo la relación instantánea
Ni siquiera has enviado el primer texto y ya estás imaginando cómo serán tus hijos. Una tendencia a imaginar cómo sería nuestra vida con una nueva pareja potencial es casi universal. ¿Por qué hacemos esto? El sistema de recompensa de nuestro cerebro, que es propulsado en gran parte por el neurotransmisor dopamina, es activado por la anticipación de recompensas. Eso significa que sólo pensar en lo que podría pasar con esta nueva persona (un montón de experiencias gratificantes) puede inundar tu cerebro con productos químicos que te hacen sentir fuertes emociones positivas.

No creer que puedes tener lo que quieres
Para conseguir lo que quieres en la vida, primero tienes que saber lo que quieres, y tienes que creer que puedes alcanzarlo para que tomes las acciones que te llevan a crear la experiencia. Para algunos, saber lo que quieren puede ser un problema, pero para la mayoría de la gente, es la falta de creencia de que pueden tener lo que quieren que los mantiene infelices y hace que se conformen con mucho menos. Por ejemplo, si quieres estar con alguien que está dispuesto a esperar hasta que seas una pareja comprometida antes de tener una relación física, tienes que ser capaz de articular eso con las posibles parejas y no elegir comportamientos que demuestren que estás dispuesto a conformarte con Menos. Al asentarte por menos puedes estar cediendo porque crees que la otra persona no puede quedarse hasta entonces, ya sea porque otras personas están dispuestas a tener esa relación antes o porque crees que no vale la pena esperar.



Pensando que no estarás bien si no consigues lo que quieres
Paradójicamente, mientras que es muy común creer que no vas a conseguir lo que quieres, también es muy común tener mucho miedo por cómo te sentirás si no consigues eso que quieres. Por ejemplo, si piensas que la persona con la que estás saliendo puede no querer tener una relación comprometida, entonces en lugar de hacer lo correcto y preguntar cómo se siente la otra persona acerca de dónde va su relación, podrías evitar la conversación por completo. Esto te permite evitar temporalmente el dolor de la decepción que se siente inevitable e intolerable, pero sólo empeora las cosas a largo plazo.

Creyendo que tienes que probar tu dignidad
Tener citas es duro porque puedes sentirte como si estuvieras siendo evaluado siempre. Puedes llegar a tener tanto miedo del rechazo que pierdes de vista el objetivo de encontrar a la persona adecuada y en lugar de eso, te centras en probar lo digno o deseable que eres. Cuando tu felicidad depende de la aprobación de otra persona, te pone en la posición de pedirle a alguien, en esencia, "¡Escúchame! ¡Escúchame! "Y pierdes tu poder. Esta es la posición desde la cual las personas empiezan a comprometer quiénes son.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada