Te extraño, pero me niego a escribirte

Los pensamientos sobre ti cruzan mi mente, un poco demasiado frecuente últimamente. Pensé que lo había superado, pero supongo que mi mente estaba cansada de ti y necesitaba un descanso.
IMAGEN: SMITHSONIAN MAG
Pero estás de vuelta y también volvieron los impulsos de que te llame y te digas que te extraño. Quiero hacerte saber que estás en mi mente y quiero darte otra oportunidad, pero no lo haré.

No lo haré porque soy más fuerte que eso.

He vivido sin ti y sé que puedo seguir haciéndolo. Por mucho que yo te quiera, seguramente no te necesito y como estoy siendo honesta, creo que simplemente la soledad me está afectando.

Son las noches solitarias cuando me acuesto y despierto en mi cama de tamaño queen con los brazos extendidos amplios abrazando una almohada que me hacen desear que fueras tu. Son el trueno que me despierta en medio de la noche y la lluvia silbando de la azotea quienes desean que bese tu frente.

Es lo que me he acostumbrado a lo que extraño, pero sólo cuando estoy sola.
Sólo cuando cae el invierno y hace frío en la casa y no estás allí para mantenerme caliente.
Te echo de menos, pero no lo suficiente como para confiar en ti, no es suficiente para que te conviertes en una parte real de mi vida de nuevo.



La verdad es que creo que hacemos que los recuerdos sean mejores de lo que eran porque los usamos para amortiguar el golpe, para maquillarnos todavía nos aferramos a algo que ha desaparecido hace tiempo con la esperanza de que no nos sentiremos tan solos. Nos aferramos a esos viejos recuerdos por lo que recordamos lo bien que se siente ser amado y tratar de detener nuestra mente de pensar que estamos tan solos.

Sé que puedo vivir sin ti porque cuando te fuiste seguí respirando, seguí viviendo y seguí con mi vida cotidiana. No estoy diciendo que no me dolió como el infierno ni que fue fácil porque el dolor de tu partida fue insoportable.

Pero lo hice ... estoy sobreviviendo sin ti.

Por mucho que te extraño cuando el fuego está rugiendo y estoy sola en el sofá, me niego a dejar que la soledad dentro de mi corazón tome el control y te envíe un mensaje de texto porque sé que nada bueno saldrá de él.

Sé que no haré nada más que añadir al dolor auto-infligente que ya estoy causando. Sé que al día siguiente todavía despertaré sola y tú ya te habrás ido. Sé que no hay arreglo donde lo dejamos. Así que, voy a abrazar mi almohada, voy a encontrar la paz en la lluvia y voy a verter el café extra por el desagüe, pero no voy a escribirte.

No te enviaré un mensaje de texto porque me estoy haciendo más fuerte sin ti. Y por mucho que piense que te echo de menos, seguramente no te necesito, así que mantendré el silencio creciendo y seguiré avanzando con mi vida.


Comentarios

  1. HERMOSA REFLEXION, ES LA REALIDAD DE MUCH@S, GRACIAS POR PUBLICARLA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario